Páginas vistas en total

lunes, 21 de febrero de 2011

FERNANDO LUGO O CUANDO LA IZQUIERDA TRANSA CON LA CIA

Dicen que nunca es tarde cuando la dicha es buena, y tal parece ser lo pensado por el gobierno de Fernando Lugo para decidirse, a través de uno de sus altos funcionarios, a confesar sus estrechos vínculos con los intereses imperialistas en Paraguay.
Luego de intentar mentir sobre su verdadera filiación por dos años, sin éxito, finalmente un alto funcionario del gobierno de Fernando Lugo reconoce los estrechos vínculos entre el cura y la CIA.

Según el diario luguista ABC, uno de los que más colaboró en el montaje para presentar a Lugo como referente de la izquierda bolivariana, bajo el título “¿Transó Lugo con la CIA?”, el flamante director de la Dirección de Semillas (Dise), dependiente del Senave, Idilio Méndez Grimaldi, publicó un comentario de análisis en la página web de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISYP) donde, además de mencionar que el gobierno de Lugo es pro USA, asegura que varios ministros de su gabinete están “alineados” a la Embajada de EE.UU.
También señala que “Wikileas viene a corroborar nada más la tendencia pro USA del gobierno de Lugo, que mantiene ministros claramente alineados a la embajada de los Estados Unidos, al FMI (Fondo Monetario Internacional) y otros organismos de dominación imperial, tales como Rafael Filizzola, Héctor Lacognata, Dionisio Borda y más camuflayado Miguel López Perito. A este equipo se está sumando con mucho énfasis, a través de Borda, el ministro Efraín Alegre”.

A renglón seguido el análisis dice que: “Extraoficialmente se sabe que Víctor Galeano Perrone, elemento muy cercano a Conrado Pappalardo, está colaborando con el gobierno de Lugo. Miguel Angel Berni, ex informante de la CIA en Paraguay, frecuentaba a Galeano Perrone previo al magnicidio de Luis María Argaña y Galeano Perrone fue involucrado en esta trama”.

La confesión luguista también reconoce el alejamiento comunista como relacionado a esta posición de sumisión a la embajada norteamericana, y lo califica como duro golpe en el plano internacional. Luego siguió al Partido Comunista el Frente Amplio. También admite el propósito oculto de crear disturbios en el Mercosur a través de Lugo, marioneta de medios reaccionarios e intereses imperialistas.

“¿Creerá el presidente Lugo y sus estrategas que se le pueden mentir por mucho tiempo a los servicios de inteligencia de los países de la región, escondiendo su sumisión al gobierno de Estados Unidos? Lo que demuestra que las cosas van para peor, en febrero se anuncia más bloqueo contra Paraguay. El gobierno de Lugo puede estar llevando al Paraguay a una confrontación con los países vecinos, que sería uno de los propósitos de EE.UU. Para más sospecha, Lugo ni siquiera intenta cambiar a ninguno de sus ministros citados, lo que indicaría que los mismos son fichas de los norteamericanos”, concluye la confesión del funcionario luguista Idilio Méndez Grimaldi.

No es de extrañar que dentro de este contexto, los seguidores del cura cifren sus esperanzas en la embajada norteamericana para frenar al meteórico candidato opositor Horacio Cartes, a quien buscan ligar con el narcotráfico para indisponerlo con el imperio.

Se profundiza persecución sindical ante indiferencia del Gobierno Luguista

En tanto empiezan a saltar las primeras confesiones sobre quiénes son los verdaderos amos en el gobierno encabezado por Lugo, la persecución sindical se profundiza ante el silencio cómplice y la indiferencia del gobierno arzobispal.

En un comunicado, la Confederación de la Clase Trabajadora, CCT, condena y repudia la actitud abiertamente parcialista asumida por “el verdugo de los trabajadores”, el Juez Tadeo Zarratea a favor del empresario Sergio Taselli y en contra de los obreros de Acepar.

Señala la circular que “El vergonzoso fallo que declaró ilegal la huelga de los trabajadores ni siquiera aborda el fondo del problema, sólo se limita a exponer un aspecto formal de procedimiento. Este fallo viola el derecho universal de la libertad sindical así como el derecho de huelga consagrado en la Constitución, los convenios internacionales y las leyes nacionales y convierte al juez Zarratea en verdugo de más de 350 obreros a quienes condena a quedar literalmente en la calle, a consecuencia del despido”.

Por otro lado, el “verdugo de los trabajadores” sigue reteniendo en su juzgado sin definir la causa planteada por 600 obreros de Acepar quienes habían solicitado la aplicación de una sentencia judicial, ratificada por la Corte Suprema de Justicia y que definía como válido el Contrato Colectivo de año 1995.

Resulta irónico y creemos que sólo puede suceder en nuestra “justicia”, que centenares de obreros de la principal industria siderúrgica del país, exijan el cumplimiento de una sentencia judicial ratificada por la propia Corte Suprema y a raíz de esta exigencia la respuesta de la “justicia” sea la de dejarlos en la calle sin el sustento para sus familias.

La llamativa y abierta parcialidad imperante, así como las versiones de la existencia de intereses económicos y supuestos acuerdos políticos, no hacen más que aumentar nuestras sospechas acerca de los motivos que llevaron a este juez a emitir estos fallos.

Esta lamentable actitud del juez Zarratea, desnuda a todas luces cómo funciona la justicia en el Paraguay, una superestructura al servicio de los que detentan el poder político y económico, en detrimento de los derechos de la clase trabajadora.

Instamos a los miembros del Tribunal de Apelación a rectificar el rumbo de este vergonzoso proceso para restituir el derecho conculcado a los trabajadores y para limpiar en algo el rostro de la justicia en nuestro país.

Finalmente la CCT, ratifica su solidaridad y apoyo a los compañeros del SITRAC, miembro fundador de la CCT, así como a los obreros de Acepar en lucha desde hace meses para que se respeten sus derechos, concluye el manifiesto firmado por Eduardo Arce y Julio López.

No hay comentarios: