Páginas vistas en total

miércoles, 14 de abril de 2010

¿Quién sostiene a Fernando Lugo?

¿Quién sostiene a Lugo?


Luís Agüero Wagner



Las mayorías de Izquierda y la Derecha en el mundillo político paraguayo, han repudiado al gobierno del cura Fernando Lugo en los últimos días, y sin embargo, un gobierno que cuenta con los dedos a sus parlamentarios leales en un Congreso de un más de centenar de representantes, sigue equilibrándose en la silla presidencial. La pregunta que se impone es: ¿Quién lo sostiene?

CONDENAS DESDE LA IZQUIERDA
De acuerdo al Partido Patria Libre, “El ex obispo Fernando Lugo, hoy presidente de la República por una amplia coalición con hegemonía derechista del Partido Liberal y que puso término en el 2008 a 60 años de hegemonía del partido vinculado a la dictadura militar, que incumplió su promesa más básica de reformar el archicorrompido poder judicial paraguayo, continuó con un acelerado proceso de pactos con la derecha y por tanto manteniendo el status quo de los grupos de la dictadura militar. Siguió aplicando políticas neoliberales y criminalizando la protesta social.”

Sin embargo, varios grupos que se dicen de izquierda respaldan la gestión de Lugo, temerosos de ser desalojados de sus puestos prebendarios, desde donde tienen la esperanza de fortalecer a sus respectivos grupos, en su mayoría surgidos en la telaraña imperial de ONG dependientes de la embajada norteamericana.

La Organización campesina del norte, por su parte, publicó un extenso repudio a las detenciones arbitrarias realizadas por las fuerzas militares enviadas por Lugo a reprimir la zona. “Repudiamos enérgicamente la detención Sonia Muñoz, Estela Agüero de Meza y Sindulfo Agüero, dirigentes de la OCN de reconocida solvencia moral, por ser vinculados con hechos totalmente ajenos a sus actividades”, expresa el documento firmado por el presidente de la organización, Asunción Duarte, y el secretario, Juan de Dios Martínez.

El presidente de la OCN, Asunción Duarte, calificó a la segunda etapa del operativo como una persecución a las organizaciones sociales.
Afirmó además que Sonia Muñoz, funcionaria de la oficina local de la Dirección de Extensión Agraria DEAG, es también socia de la organización que preside.
Un referente histórico de la lucha por los derechos humanos en Paraguay, el profesor Luís Alfonso Resck, acusó por su parte a Lugo de crear una red de Derechos Humanos prebendaria para servir a sus fines políticos.

El conocido sitio web Rebelión, emblemático de la izquierda planetaria, publicó un artículo planteando la pregunta como título: ¿Para quién juega Lugo? La respuesta de esta pregunta, obviamente, coincide con la que planteamos nosotros, es decir, ¿Quién lo sostiene?

El artículo titulado “¿Para quien juega Lugo?, aparecido en Rebelión, medio que defendió apasionadamente a Lugo más allá de toda posición política de izquierdas razonable, marca el irreversible principio del fin de la gran mentira luguista. En el Carlos Aznarez describe sin ambigüedades a Lugo como realizando “histéricos gestos de mandamás acorralado que levanta la apuesta de mano dura para competir con la derecha más cerril, y por último gestor indiscutible, en nombre de un gobierno que se dice progresista, de una oleada represiva (que recuerda a tantas que sufrieron en su historia los paraguayos y paraguayas) contra el movimiento campesino, al que liga (cuando no) con el terrorismo, con las FARC, y no dice “con Ben Laden”, porque ya sería tremendamente patético”.

Mas vale tarde que nunca, aunque ya lo habíamos denunciado con años de anticipación, soportando la censura de numerosos medios, entre ellos Rebelion: Lugo juega definitivamente para la CIA y la derecha, sus principales promotores.
La actitud de Rebelion, de rectificar sus errores, debería ser imitada por toda la izquierda latinoamericana, cómplice de esta gran estafa política.

REPUDIO LIBERAL
Dirigentes del Partido Liberal, que integra la alianza gobernante, también criticaron un discurso del presidente paraguayo, Fernando Lugo, sobre los partidos tradicionales.

Agregó que en las elecciones del 20 de abril de 2008, que lo llevaron a la presidencia, "la ciudadanía ha dado su veredicto y ha dejado en el pasado a los partidos tradicionales, que hoy lloran sobre la leche derramada".

Los grandes partidos tradicionales de Paraguay son el Colorado y el Liberal.
Esta última fuerza fue a nivel partidario la más importante en el apoyo a la campaña de Lugo, sin embargo sustentada también por movimientos sociales.

"Parece que no figuramos en el futuro del presidente y deberíamos replantear nuestra relación con el ejecutivo", se quejó el senador liberal Miguel Saguier, histórico referente de la fuerza política y recordado por su oposición frontal a la dictadura de Alfredo Stroessner.

Agregó que su partido fue "utilizado" por Lugo en las elecciones pasadas, y cuestionó a los ministros liberales que integran el gabinete y que guardan un silencio cómplice ante los insultos que recibe su partido por parte del cura.

Lugo privilegió para estas designaciones a un sector del liberalismo contrario al que dirige el vicepresidente Federico Franco, titular con permiso del partido, maniobra que terminó perjudicando al gobierno y a la imagen del obispo, dado el permanente enfrentamiento que mantienen Lugo y su segundo, y que podrían tener consecuencias insospechadas.

El ex vicepresidente de la república y actual senador liberal Julio Franco, hermano de Federico, sostuvo por su parte que el Partido Liberal debe replantearse si continúa apoyando o no al gobierno de Lugo.

Sostuvo que los liberales hoy dan una "mala imagen", de un partido "domesticado" por el presidente, y trató a los liberales luguistas de “enajenados mentales”.

Al rechazo que sufre Lugo por parte de los liberales, debe añadirse la posición de enconado enfrentamiento a Lugo que sostiene los partidos UNACE y Colorado, los cuales sumaron en las últimas elecciones más del 50 por ciento de los votos, cuando el cura triunfó con el 40 por ciento, y que con diversos matices, son considerados referentes de la derecha.

A la pregunta de Carlos Aznarez en Rebelión, sobre ¿para quién juega Lugo?, podríamos añadirle, pues, la de quién lo sostiene, y estaríamos muy cerca de disipar todas las dudas que aún quedan sobre este tragicómico engendro de las agencias de inteligencia del imperio.

No hay comentarios: