Páginas vistas en total

lunes, 11 de abril de 2011

Fernando Lugo. La Cleptocracia Arzobispal del Teólogo Neoliberal

www.diariosigloxxi.com/firmas/luisaguerowagner

La historia de la edad media recuerda la memoria de John Wyclif, precursor de la reforma que causó revuelo difundiendo su alocada tesis de que la pobreza está asociada a la santidad en el año 1381. Con esas ideas, sólo consiguió soliviantar los ánimos de los pobres de Inglaterra y ocasionar un levantamiento campesino, lo que le valió ser abandonado de inmediato por los príncipes que lo protegían.
Quizás temiendo una reacción parecida, los poderosos empresarios que publicitaron y financiaron al cura-presidente Fernando Lugo, desde su llegada al poder, no han dejado de imponerle determinaciones que invariablemente tuercen su gobierno a la derecha.
Las obras de Wyclif fueron condenadas por el Sínodo de Blackfriaras, el agitador fue condenado a recluirse en Lutterworth y se le prohibió escribir, para que aprenda.
Sus seguidores Lolardos lograron, a pesar de todo, que sean aprobadas por el parlamento algunas de las enseñanzas de Wyclif, como la condena al despilfarro de la pompa esclesiástica y al celibato de los clérigos, el cual causaba una lujuria antinatural. De haber prosperado tales condenas hasta Roma, hoy el Paraguay tal vez hubiera estado a salvo de las bacanales organizadas por el cura presidente, y el saqueo permanente del erario público por parte de su entorno.
Bofetada al Pueblo
En lo que puede considerarse una bofetada al pueblo, el cura Fernando Lugo respaldó públicamente a un conocido corrupto.
Para colmo, no sólo lo respaldó sino que también compartió ayer la misa central de Limpio con el cuestionado titular de la Industria Nacional del Cemento (INC), Optaciano Gómez Verlangieri.
La celebración se realizó en la iglesia local, denominada “Santuario Ecológico”, y fue celebrada por el “reverendo” padre Rafael Tanasio, amigo de Lugo y principal responsable de la llegada de Optaciano a la cementera estatal. Según versiones difundidas insistentemente, el sacerdote limpeño es la cabeza de la mafia del contrabando de cemento, además de uno de los protectores que hasta el momento sostienen al funcionario al frente de la institución.
En un momento en el que prácticamente desde todos los sectores de la ciudadanía se cuestiona la administración de Gómez Verlangieri, cuando los medios publican casi a diario los oscuros manejos, la manera en que los allegados al titular de la INC y sus amigos liberales se hacen de cupos de bolsas de cemento, el presidente Fernando Lugo comparte misa con el hombre y luego le da su respaldo.
Esto mientras funcionarios honestos son despedidos de la Aduana, y una epidemia de dengue azota a la población, que se debate entre las promesas incumplidas del cura y la pérdida sostenida del valor adquisitivo.
El Teólogo Neoliberal
Según el Partido de los Trabajadores, las privatizaciones del personaje presentado en su momento como marxista, bolivariano y teólogo de la liberación, el “obispo de los pobres” Fernando Lugo, se explica porque sus secuaces “Necesitan como el aire el “dinero” para la campaña del 2013. Es la misma situación que explica la destitución de Javier Contreras de Aduanas”.
La firmeza en la convicción en la defensa del patrimonio del Estado ante el afán privatista del gobierno de Fernando Lugo, la defensa de la soberanía nacional y de los puestos de trabajo por parte de las trabajadoras y trabajadores de la DINAC hizo que los amedrentamientos y amenazas del gobierno cayeran en saco roto.
El gobierno se vio obligado, entonces, a apelar a una ley inconstitucional, como es la Ley 1.626, para sacar una resolución que viola el derecho de huelga consagrado en la Constitución Nacional y a convocar a un diálogo del más alto nivel con el ánimo de enfriar el entusiasmo de funcionarias y funcionarios.
Pérdida del valor adquisitivo
Por otro lado, la oposición de izquierda señala también que el gobierno de Lugo promueve “la suba incesante de los precios de la canasta familiar devora los miserables salarios e ingresos de la clase trabajadora. Llegar a fin de mes es misión imposible. Según datos oficiales del Banco Central del Paraguay (BCP), la inflación acumulada al cierre del primer trimestre -de enero a marzo- de este año trepó al 4,8%, cuando el año pasado fue del 1,8%. Solo la inflación de marzo fue del 1,7% -el año pasado fue del 0,9%-, en cuanto que la interanual llegó al 10,3%”.
Ante este aumento generalizado y desmedido de precios, lo que atinó hacer el gobierno de “el cambio no se detiene” fue un “pedido” cordial a los empresarios para bajar algunos precios de algunos productos.
El PT señalda además que “Lugo violó en dos veces la ley del salario mínimo”.
Según la ley, este solo se debe reajustar cuando la inflación intersalarial –entre aumento y aumento de salario- supere el 10%. Según el BCP esta cifra es del 9,8% y esto se coloca como argumento “técnico y jurídico” para mantener el actual salario mínimo.
Sabido es que cifras y leyes no importan en absoluto cuando de la conveniencia de los capitalistas se trata. Recordemos que el presidente Lugo violó esta ley en mayo de 2009, cuando la inflación superaba el 10% y resolvió un aumento –con la anuencia de las cúpulas de las centrales sindicales- de solo el 5%. Lo mismo ocurrió con el último aumento del 7%, en julio de 2010, en momentos en que la inflación era del 15%.
El Voto de Riqueza
En tanto los derechos de los carenciados son pisoteados cotidianamente en el Paraguay, Lugo y su entorno se comportan como si hubieran realizado un voto de riqueza. De su avidez de riquezas no se han salvado ni siquiera los alimentos destinados a los carenciados de la Secretaría de Emergencia Nacional, dirigida por Camilo Soares, donde las malversaciones y despojos están a la orden del día.
La historia recoge la memoria de Juan Hus, quien hacia el año 1400 empezó a predicar las doctrinas de Wyclif que exaltaban la pobreza. Su destino fue parecido al de los marxistas que tomaron en serio la teología de la liberación y acabaron torturados ejecutados extrajudicialmente por el gobierno de Fernando Lugo: el 6 de julio de 1415 fue quemado vivo en la hoguera.
Ello sólo para demostrar cuánta razón tenía Jean de la Bruyere cuando afirmaba que si la pobreza es la madre de los crímenes, la falta de espíritu es su padre. LAW

No hay comentarios: