Páginas vistas en total

viernes, 16 de julio de 2010

CHOLULAJE FUTBOLERO DE FERNANDO LUGO Y EL VACÍO DE FUTBOLISTAS


La escasa convocatoria real del cura Fernando Lugo quedó demostrada este domingo, cuando la inmensa mayoría de los jugadores de la selección paraguaya de fútbol le hicieron el vacío, dado que no asistieron al almuerzo que el cura-presidente ofreció para ellos.

Una muy reducida respuesta de los jugadores de la selección nacional se tuvo ayer al mediodía en Mburuvicha Róga, donde el presidente de la República, Fernando Lugo Méndez, convocó a los integrantes de la Albirroja para compartir un almuerzo y presenciar la final entre España y Holanda.

Sin embargo, sólo Paulo Reichardt, ministro de Deportes, Rogelio Delgado, Ricardo Tavarelli, Juan Daniel Cáceres y Rodolfo Gamarra asistieron al almuerzo que se organizó en la residencia presidencial. Gamarra fue el único del plantel mundialista, ante la ausencia de sus demás compañeros.

Ya durante la recepción del cura en el aeropuerto a los mundialistas paraguayos, realizada para autobombo del presidente, muchos futbolistas eludieron saludarlo, entre ellos el jugador de Argentinos Juniors Nestor Ezequiel Ortigoza, quien incluso fue forzado a pasarle la mano.

El inescrupuloso cholulaje futbolero es uno de los recursos desesperados del cura Lugo buscando recuperar el favor del pueblo perdido en sus pactos deshonrosos con la rosca mafiosa y los narco-golpistas, la ineptitud de su gobierno y el fracaso en toda la línea de sus políticas.

LA INESCRUPULOSIDAD DEL CHOLULAJE FUTBOLERO

Una muestra de inescrupulosidad es la que ha llevado a muchos tiranos, desde Mussolini a Videla, a intentar aprovecharse de la popularidad y fastuosidad propagandística de los eventos futbolísticos para intentar recuperar una imagen alicaída.

Tal el caso del cura con hijos Fernando Lugo, quien como pocos, con sus escándalos que deshonraron la investidura presidencial del país, contribuyó a minar y decaer la autoestima de sus compatriotas. Sin embargo, no pierde oportunidad para subirse al carro de los vencedores cuando sucede algún triunfo deportivo en elcual no tuvo parte, sino que mas bien se logró a pesar de él.

A propósito, las reflexiones en el enlace a continuación:


http://www.lanacion.com.py/noticias-293449.htm

No hay comentarios: